Congreso Ideológico Nacional – DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA

HACIA DÓNDE VA LA DEMOCRACIA CRISTIANA

TEMA 1: DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA. DERECHO A LA VIDA. FAMILIA. ROL SOCIAL. LA SALUD COMO BIEN SOCIAL

Son principios liminares de la Democracia Cristiana, la defensa y promoción de la dignidad de la persona humana, de la que deriva su centralidad en tanto sujeto y fin de la acción política, la cual debe buscar la plena realización de toda mujer y de todo varón para así alcanzar el Bien Común de las comunidades y de la nación toda.

La importancia de la familia y su promoción, institución derivada de la unión natural entre un varón y una mujer, como el medio idóneo para el óptimo desarrollo de la persona, la solidaridad intergeneracional y la principal principal creadora de capital social, entendido éste como el conjunto de valores, normas, tradiciones y costumbres que están presentes en una determinada comunidad y fundamentan la confianza y la cooperación entre sus miembros.

La protección de los Derechos Humanos desde una concepción integral, como prerrogativas imprescriptibles e inalienables de toda persona que el Estado debe reconocer y proteger, comenzando por el derecho a la vida desde el momento mismo de la concepción hasta la muerte natural.

La necesidad de sostener una concepción moral y ética del ser humano, de las relaciones sociales y políticas, y de la propia existencia. La defensa de una visión de ese ser humano como un fin en sí mismo, en contraposición a toda forma de subjetivismo y relativismo.

La reivindicación del principio de la subsidiariedad: tanta sociedad como sea posible, tanto Estado como sea necesario. La libertad define a la persona como un ser comunitario al servicio de los demás, pero no puede existir libertad sin igualdad de acceso a las oportunidades y sin la búsqueda de la justicia. Para ello es fundamental garantizar que todas las personas, sobre todo las carenciadas y excluidas, puedan satisfacer sus necesidades más básicas.

La optimización de los recursos públicos para mejorar la salud pública de la Nación, logrando su real y efectiva descentralización para asegurar la igualdad de condiciones de todos los argentinos en el acceso a la salud.

La necesidad de una acción coordinada con todos los sectores -público y privados- en todos los niveles, para lograr políticas públicas en Salud acordes a la realidad del país, que sean lo más equitativas posibles, y se caractericen por conceder igualdad de oportunidades a todos los argentinos sin importar la región del país en que se encuentren.

El rol activo del Estado en todos sus niveles, y de las asociaciones profesionales en el control sobre la adulteración de los medicamentos.

Documento Final Congreso Ideológico 2014

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *